Aprende a tratar el sarpullido en tu hijito

Mamita, con los diferentes cambios de clima, el cual oscila entre lo húmedo y caluroso, nuestros pequeños están expuestos a sufrir diversos tipos de alergias. Una de ellas es el sarpullido, el cual puede surgir luego de enfrentarse a temperaturas elevadas. Para saber afrontar esta situación, aprende a tratar el sarpullido en tu hijito con los pasos que te brindaremos a continuación. ¡Toma nota y no te quedes atrás!

Lo primero a tomar en cuenta en esta alergia son las razones del sarpullido. En la mayoría de casos, el factor desencadenante es el contacto de la piel con compuestos irritantes y alergénicos del medio ambiente. Es cierto, existen diversos métodos para librar a tu pequeño de esta molestia; sin embargo, debes recordar en todo momento que, incluso sin tratamiento, la mayoría de sarpullidos desaparece luego de un lapso entre 2 y 4 semanas.

–          Aplicar frío sobre la zona afectada es una gran manera de tratar el sarpullido que sufre tu pequeño. Esto puede ser aplicado mediante una compresa humedecida con agua, especialmente útiles cuando la alergia comienza a transformarse en ampolla. ¡Al momento de enjuagar el trapo no te olvides exprimirlo! Finalmente deberás ponerlo en la zona afectada durante 30 minutos, tres veces al día. Esto será hasta desaparecer el sarpullido.

–          Procura que la higiene sea muy importante, por ello somete a tu angelito a un baño con bicarbonato de sodio. No debe ser en grandes proporciones, solo agregar una taza con 250 ml de contenido. Además, deberás temperar el agua como te hemos enseñado anteriormente. Procura que la temperatura del agua se encuentre fría para aliviar las molestias, además permitirá al bicarbonato trabajar en la herida gracias a sus propiedades.

–          La ropa que le pongas a tu hijito también es fundamental para el éxito de este tratamiento. Procura vestirlo con prendas anchas y ligeras para prevenir un posible empeoramiento de la alergia. Mamita, este consejito te lo brindamos debido a que el sarpullido surge y puede empeorar en condiciones calientes y húmedas. Sin ponerle ropa ajustada, estarás evitando la fricción entre la zona dañada y la prenda utilizada.

–          Bajo cualquier circunstancia evita que tu pequeño se esté frotando la parte lastimada, el gran problema con hacer esto radica en las heridas que puede tener mientras se rasca constantemente. Para evitar cualquier síntoma de picazón, aplica pañitos húmedos después de cada baño, con esto lograrás quitarle dicha sensación de malestar.

Deja un comentario